J'adoube y la Cultura del Silencio - Jaque Pastor
En línea desde el 7 de marzo de 2014. Por un mundo con más y mejor ajedrez.
|
InicioFacebookTwitterRSSContacto
|
J’adoube y la Cultura del Silencio
Yamil Duba | 21 marzo, 2016 | Responder al autor

jadoubeJ’adoube, del francés, compongo. Es la declaración hecha por el jugador de ajedrez que precisa acomodar una pieza sin intención de hacer un movimiento con ella.

“J’adoube”, dijo Hikaru Nakamura ante un sorprendido Levon Aronian mientras asía al monarca negro entre sus dedos. O supuso que lo dijo. O Levon no lo escuchó. O finalmente no lo dijo. No lo sabemos.

No lo sabemos porque ni la bella Alexandra Kosteniuk ni el hosco Evgeny Miroshnichenko (presentadores oficiales de AGON para el Torneo de Candidatos 2016) le preguntaron al armenio cuando este comparecía ante la conferencia de prensa —tampoco sabemos porqué insisten en llamarla de tal modo cuando no existe tal. Nakamura abandonó el salón de juego sin dar comentarios ni acceder a la entrevista oficial.

Siguiendo la línea del interesante artículo escrito por Justin Horton (@ejhchess) me pregunto cómo ambos presentadores fallaron miserablemente en hacer la única pregunta que todos esperábamos. Es cierto, como manifiesta Horton, que Kosteniuk y Miroshnichenko son jugadores profesionales y no periodistas y como tales quizás no están cómodos rompiendo códigos ajedrecísticos —si estos existen. ¿Pero acaso es tal la magnitud del suceso que los protagonistas evitan hablar de ello?

En cualquier deporte el rival intenta vencer al oponente por medio de su gran capacidad, en ocasiones por la práctica de una mejor estrategia, otras veces quizás por mera fortuna e inclusive a través de un medio que raye el margen del reglamento. La moral no siempre es dueña y señora de las competencias de élite y en mi opinión eso no es grave en tanto no se dañe el honor o la integridad del adversario.

Sagar Shah es un Maestro Internacional de India que cubre el Torneo de Candidatos 2016 para ChessBase en inglés y se las ingenia para conseguir entrevistas interesantes con los protagonistas al final de cada ronda. Shah tuvo oportunidad de hablar con Nakamura al final de la siguiente ronda y le consultó sobre el hecho.

La respuesta del americano fue que probablemente tocó la pieza durante uno o dos segundos pero que en el momento no estaba completamente seguro, que quizás haya sido así aunque no lo haya sentido de esa manera. ¿Qué otra cosa podría decir? “Sí, toqué la pieza equivocada pero como ese movimiento me daba cero chances dije ‘compongo’ para intentar seguir con vida.”

¿Qué otra cosa podría decir? “Sí, toqué la pieza equivocada pero como ese movimiento me daba menos chances dije ‘compongo’ para intentar seguir con vida.”

No hagamos un suceso de este episodio evitando hablar de ello. El ajedrez es una disciplina tal como otras y no está exento de sus propios vicios, sea en un torneo de barrio o en el más alto nivel. El deporte es así. Tomamos decisiones que nos permiten ganar. A veces funcionan y otras no. No es apología de la viveza sino un detalle de la naturaleza humana ante la competencia —y tantos ejemplos lo confirman. Aunque muchos no quieran aceptarlo.


Archivado en la categoría Reglamento
Inicio | Todos los derechos reservados. | Tekove | WordPress